Feed on
Posts
Comments

Traumatismo craneoencefálico:

En las siguientes líneas expondré la temática del traumatismo craneoencefálico (TCE) y las diferentes áreas que pueden verse afectadas generando en el sujeto una incapacidad motora, cognitiva, física, emocional etc.

El traumatismo craneoencefálico o “la enfermedad silenciosa” (según la Organización Mundial de la Salud, es la  primera  causa  global  de  mortalidad  en  individuos  menores  de  40  años. La Fundación Nacional del Trauma Cerebral en Estados Unidos lo conceptualiza como: “un daño causado al cerebro por una fuerza externa que puede producir disminución o alteración del estado de conciencia, el cual provoca un deterioro de las habilidades cognitivas y del funcionamiento físico.

Diversas investigaciones muestran que entre las principales causas se encuentran en primer lugar, los accidentes automovilísticos, y en segundo lugar disparos con armas de fuego, las caídas, las agresiones físicas, los accidentes laborales, accidentes en el hogar, en la práctica de deportes, entre otros.

Para Téllez-Vargas (2005) hay una gran posibilidad de que pacientes que han sufrido un traumatismo craneoencefálico puedan sufrir algún tipo de trastorno psiquiátrico. Entre los más proclives a desarrollarse son  la depresión, la manía y trastornos de ansiedad.

Dikmen y colaboradores han identificado los factores de riesgo para la aparición de un cuadro depresivo posterior a un TCE (Traumatismo Cráneo Encefálico), entre los que se encuentran:

  • edad temprana en el momento del accidente
  • antecedentes de trastornos afectivos
  • antecedentes de abuso de alcohol o sustancias psicoactivas
  • bajos niveles de escolaridad

En otros estudios se ha observado correlación entre la frecuencia de aparición del cuadro depresivo con los siguientes factores:

  • severidad del trauma
  • disfunción familiar
  • pobre red de apoyo emocional
  • desempleo

El impacto no solo es para el sujeto que  lo padece sino también para su círculo social quien tendrá que proveerle de los cuidados necesarios para que ese sujeto pueda lidiar con su problema y que el mismo en un futuro logre la independencia parcial o absoluta nuevamente.

A nivel emocional  pueden afectarse el autoconcepto y la autoestima. Estos dos aspectos se relacionan con el hecho de verse a sí mismos como ineficaces y por ende infravalorados, a diferencia del sujeto que era previo al traumatismo.

Los déficits cognitivos son los que generan mayor malestar y empobrecen la calidad de vida, dentro de las consecuencias cognitivas observadas están:

  • la disminución del alerta
  • la velocidad del procesamiento de  la  información
  • déficit de atención
  • déficit de memoria
  • déficit en el aprendizaje
  • alteraciones del  lenguaje  (la  comunicación)
  • fallas en las funciones ejecutivas

 

El enfoque multidisciplinar es una de las estrategias terapéuticas por excelencia para el paciente. Al estar atravesando un momento muy difícil, y en que  la adaptación se logra de a poco y a largo plazo, un abordaje con distintos profesionales, desde lo médico, psicológico y social le permitirán al paciente tener un asesoramiento adecuado mejorando la posibilidad de una recuperación temprana y exitosa.

María Belén Nardini, 4to. año de Psicología de la U.B., pasante de INAC

Leave a Reply

Captcha *