Feed on
Posts
Comments

Por pareja matrimonial entendemos una estructura vincular entre dos identidades desde un momento dado. Como lo dice la misma palabra, es algo, en equilibrio, igualitario, “parejo”.

Utilizando las matemáticas, consideraremos a dos conjuntos como la representación de todo lo que integran dos personas. Así, la “Teoría de Conjuntos” nos permitirá analizar la alianza (vínculo) matrimonial, para reflexionar sobre la calidad, modo, tipo de relación que tendemos a establecer las personas en dicha institución.

A continuación se presentan algunos ejemplos de vinculación:

Conjuntos disjuntos: se dice que 2 conjuntos A y B son disjuntos cuando la intersección es vacía, cuando no existe vinculación. Podemos decir que no hay relación, dado que los conjuntos NO comparten ningún tipo de elementos. Por ende no hay una pareja.

Inclusión de Conjuntos: se dice que un conjunto A está estrictamente incluido en B si todo elemento de A pertenece a B, pero existe por lo menos un elemento de B que no pertenece a A. En este tipo de relación hay una identidad que está subsumida-incluida en el otro, por lo tanto no logra desarrollar su individualidad. En consecuencia, la relación no es sana, sino corresponde a un vínculo de sometimiento.

Intersección de conjuntos: se llama intersección de 2 conjuntos A y B al conjunto formado por los elementos que pertenecen a A y a B. En este tipo de relación hay 2 identidades que mantienen y logran desarrollar su individualidad por separado, pero que comparten elementos (proyectos vitales, cuerpo) en común. Por ende este tipo de relación es un vínculo maduro-sano, que permite desarrollar las individualidades como así también el espacio de intersección.

Si las matemáticas lo dicen…es posible aún tener un matrimonio, todo depende del espacio e integración de los conjuntos.

Este artículo fue escrito por la Lic. Reis M. Raquel, Dra. en Psicología del Equipo de INAC, con el objetivo de representar de forma práctica y didáctica las formas de vinculación matrimonial, utilizando las matemáticas como un recurso ejemplificador.

Leave a Reply

Captcha *