Feed on
Posts
Comments

comidanavñ

Temporada de carbohidratos

El exceso de carbohidratos refinados, como los que se acostumbran comer en esta época tienen un efecto devastador en el organismo. Este tipo de hidrato de carbono se hace presente  en galletitas, pan, amasados de pastelería, pan dulce, turrones, tortas, panes de todo tipo, arroz y azúcar simple, entre otros alimentos.

Aquellos hidratos que fueron procesados en exceso, como predigeridos, de los cuales se aisla lo dulce del alimento y se elimina el resto, quedando  un azúcar de liberación rápida que provoca un aumento rápido también de glucosa en la sangre. Estos azúcares están desprovistos de vitaminas y minerales y contribuyen muy poco a regular procesos metabólicos, mantener la concentración y la energía.

Refinados y peligrosos

La manera como el cuerpo responde a esta embestida de azúcar en sangre es sacándola de allí y llevándola a las células. ¿Qué pasa si las células no necesitan más? El combustible (azúcar) se almacena primero en hígado y músculo, como glucógeno, y luego se deposita como grasa en cualquier parte del cuerpo.

Los carbohidratos refinados, agravan las condiciones de alta presión, altos trigliceridos y alto colesterol. Si usted es diabético y no controla sus carbohidratos refinados, le será imposible controlar su diabetes.

La fruta contiene fructosa que se incorpora rápidamente al torrente sanguíneo. Igualmente se considera un azúcar de liberación lenta ya que el cuerpo transforma la fructosa en glucosa, y además, al aportar fibras, se enlentece la absorción.

El exceso de glucosa fuerza al cuerpo a producir más insulina, enlenteciendo el metabolismo, compitiendo con otras hormonas como la tiroidea. También se agravan condiciones existentes de inflamaciones, hígado graso, y dolores articulares.

Como conclusión los mejores proveedores de azúcar de lenta liberación, que mantienen el nivel de glucosa estable son aquellos alimentos tales  como: panes integrales, avena, frutas y hortalizas frescas (manzana, pera, frutilla, durazno), nueces y almendras.

No hay nada de malo en un buen postre, pan dulce, un helado, pero siempre con control y sabiendo lo que se está comiendo, dándole importancia a la proporción de ellos en su plato navideño.

¿Qué le vamos a dar a nuestros hijos en estas fiestas?

Las estadísticas de obesidad y diabetes infantil han aumentado en los últimos 30 años. Es importante transmitir a nuestras familias que existen variantes saludables para la  alimentación diaria. Se puede comer rico y sano conservando los sabores de los alimentos.  Hoy en día contamos con la ventaja  de internet que nos abre un mundo de posibilidades en cuanto a recetas e ideas.

RECOMENDADO: Tomate unos minutos para ver la conferencia «The bitter truth» del Doctor Robert Lustig, sobre la problemática actual de carbohidratos refinados.

Leave a Reply

Captcha *