Feed on
Posts
Comments

Investigadores de la Universidad de Minnesota realizaron un estudio publicado en Neurology en Abril de 2014, en el que lograron determinar que el ejercicio físico es un factor de protección y de buena función cognitiva.
Las funciones cognitivas son aquellas que le permiten al cerebro procesar información, por ejemplo, memoria, atención, organización frente a una tarea; entre otras.
Hay estudios anteriores que relacionaban la actividad física a una mejor performance cognitiva, por ejemplo, un meta-análisis en el que se estudiaron 18 trabajos evidenció una mejor desarrollo en las funciones ejecutivas, las funciones espaciales y la velocidad de procesamiento entre las personas mayores de 55 años, por otro lado existe evidencia sobre el peor pronóstico de pacientes con demencia que no realizaban actividad física (Colcombe S, Kramer AF. Fitness effects on the cognitive function of older adults: a meta-analytic study. Psychol Sci 2003;14:125–130; Vidoni ED, Honea RA, Billinger SA, Swerdlow RH,Burns JM. Cardiorespiratory fitness is associated with atrophy in Alzheimer’s and aging over 2 years. Neurobiol Aging 2011;33:1624–1632).
La población, de 2747 individuos, se estudio en primera instancia con un promedio de 25 años de edad. Se realizaron evaluaciones a los 2, 5, 7, 10, 15, 20 y 25 años; logrando que el 72% de la muestra lograr completar el estudio.
El estudio realizó una serie de pruebas cognitivas en su inicio como: Stroop test, que evalúa funciones ejecutivas, control inhibitorio; RAVLT –Rey Auditory Verbal Learning Test- que evalúa memoria verbal; DSST -Digit Symbol Substitution Test-, que evalúa velocidad psicomotora, velocidad visomotora, atención y working memory.
Paralelamente se realizaron pruebas físicas, en las que se evaluaba la posibilidad de aumento en la velocidad motora y capacidad respiratoria.

Los resultados determinaron que por cada minuto que se sostenía el ejercicio físico los resultados en las pruebas de memoria y velocidad psicomotora eran mayores 25 años después.
Los autores consideran posible que las diferencias entre hacer o no ejercicio físico sean que el déficit de actividad física produzca alteraciones en el cerebro, lesiones de la sustancia blanca y/o atrofia de regiones de sustancia gris.
El Dr. Matías Bonanni opina: “No solo el ejercicio físico es importante para una mejor función cardiovascular y metabólica, es muy importante para una buena salud emocional, disminuyendo la ansiedad y el riesgo de depresión, y a la vez es un factor de protección para las funciones cognitivas a largo plazo. Es muy importante regularizar la actividad física e incorporarla a nuestras rutinas diarias.”
Fuente: Cardiorespiratory fitness and cognitive function in middle age, Na Zhu, Neurology, April 2014.

Leave a Reply

Captcha *