Feed on
Posts
Comments

La falta de tolerancia parece ser cada vez más común en nuestra sociedad. Esa capacidad de pararnos frente a otro y aunque no estemos de acuerdo en ninguno de sus puntos poder verlo como válido, genera muchas veces crisis en las relaciones laborales, en los vínculos afectivos, etc.

Pero la tolerancia es una habilidad que poco entrenamos, de hecho más bien la vemos como una debilidad, como si ser tolerante fuese un símbolo de poca convicción. Vivimos en una sociedad que justifica el ser intolerante, despreciando la opinión de otros, pero podemos tomar la decisión de cambiar comenzando a incluir el resto de las visiones del mundo. El ejercicio de la tolerancia se va adquiriendo con el aprendizaje de no temer lo distinto y lo desconocido. La tolerancia es una habilidad que lograremos construir con práctica todos los días y en todas las situaciones.

Estas son algunas preguntas para que reconozcas si vas camino a la tolerancia o no: (Fuente: P.Morano)

1) ¿Rechazas algo simplemente porque es distinto? Entonces no vas en el camino de la tolerancia.

2) ¿Al escuchar las ideas de otra persona las descalificas rápidamente con adjetivos ridiculizadores? Entonces no vas camino a la tolerancia.

3) ¿Te molestas que quienes piensan distinto que vos tengan tribuna para dar su opinión? Entonces no vas camino a la tolerancia.

4) ¿Crees que sólo tu verdad es importante y que todos deberían creer, pensar y/o sentir lo mismo que vos? Entonces no vas camino a la tolerancia.

Lic .Patricia Ismirlian

Terapeuta familiar y de pareja

Coordinadora de grupos

Leave a Reply

Captcha *