Feed on
Posts
Comments

Cómo actuar y qué no decir frente a una persona depresiva. Conocer un poco más sobre el tema nos permitirá perderle el miedo e interactuar mejor con la persona.

La depresión es una enfermedad biológica, cuyo origen basal es una disfunción del cerebro, en especial del área frontal. Es la disminución o pérdida de la capacidad de adaptación y tolerancia a estímulos. Es un cuadro que se manifiesta de formas diferentes y tiene causas diferentes. Afecta todas las esferas: afectiva, cognitiva, neurovegetativa, social

Paralelamente es una enfermedad que al progresar y cronificarse se complejiza, ya que en la interacción de la persona deprimida con el medio produce cambios adaptativos disfuncionales del entorno que dificultan su buen pronóstico.

La interacción con una persona que sufre de depresión es compleja y resiente, y afecta en forma grave las relaciones, en especial las familiares. Esta interacción produce gran cantidad de emociones encontradas difíciles de manejar que, con la cronicidad del cuadro, llevan a reacciones del medio que pueden empeorar o asentar el cuadro.

¿Qué genera la depresión en el entorno?

  • Impotencia, es la emoción más fuerte y condicionante de las personas del entorno.
  • Bronca.
  • Angustia.
  • Culpa.
  • Limitación en el desarrollo de las actividades diarias y familiares.
  • Tormento.
  • Ambivalencia.
  • El deprimido no tolera alegría o bienestar junto a él.

En la interacción con un paciente es necesario considerar constantemente, acordarse, que la depresión es una enfermedad, que la persona que la padece no la controla, aunque de esa impresión por momentos.

Hemos registrado algunas de las frases que las personas cercanas a nuestros pacientes suelen decirles en momentos de mucha angustia. Es comprensible que el entorno del paciente pase por diferentes emociones, pero para no responder en función de las mismas lo mejor es mantener distancia del paciente, si es que el familiar o amigo se siente mal en cualquiera de las formas antes descriptas. Así evitaremos reaccionar de formas que  generarán mayor malestar al paciente y al entorno.

Lo que nunca se le dice a una persona con depresión:

  • ¿Me podés explicar que tenés!?
  • No sé porque estás triste si tenés de todo…
  • ¡Ponete bien! por los chicos que están preocupados.
  • ¡Dale, poné voluntad!
  • ¡No exageres, si no pasa nada grave!
  • Vos estás así porque te conviene!
  • ¡A ver…no entendés que lo que decís no es cierto, no va a pasar, que es miedo!
  • ¡Sos terco, no entendés nada!
  • ¡Dejá de repetir siempre lo mismo!
  • ¡Porque no te matás de una vez!
  • ¿Seguís llorando?…te pareces a tu madre!
  • ¿Seguís llorando?…que poco hombre!

Frente a la enfermedad el contexto del paciente intentará colaborar con acciones y sugerencias que aplican a la tristeza, pero no a la depresión. Hay que recordar que la depresión es muy diferente a la tristeza, esta es una emoción universal, todos los humanos la han sentido, la depresión no. Es entonces muy difícil entender lo que verdaderamente siente alguien con depresión. En el intento de lograr empatía creemos que lo más parecido a lo que hemos sentido es la tristeza, por lo que las acciones del entorno tienden a ser eficaces para esta emoción normal, pero no son aplicables a la depresión.

Lo que NO hay que hacer frente a un caso de depresión:

  •           No se acerque si no está tolerante y dispuesto a interactuar con una persona que padece una enfermedad que lo afectará.
  •           No de explicaciones largas y lógicas, solo le sirven a Ud. para sentir que hace algo pero no le sirven al paciente, él es impermeable.
  •           No repita esas explicaciones largas y lógicas.
  •           No organice salidas, ni fiestas, ni viajes.
  •           No se deben tomar decisiones importantes durante estos episodios.

Entonces, ¿Qué es lo que se puede hacer cuando alguien está deprimido?

  •          TRATAMIENTO, esta es la única solución frente a la enfermedad, y cuanto menos tiempo se deje evolucionar el cuadro más eficaz y rápida es la respuesta.
  •          Entender: ES UNA ENFERMEDAD, Es diferente que la tristeza y No tiene motivos lógicos.
  •          Si se enojó o se siente mal, mantenga distancia del paciente.
  •          Comparta y reparta el cuidado, una de las conductas de mal pronóstico para las relaciones de la persona que sufre depresión es que todo el cuidado recaiga en una única persona. El cuidado y la asistencia debe ser repartido, si es posible, entre distintos miembros de la familia, amigos y cuidadores.
  •         Trate de interesarse en lo que le pase al enfermo, aunque sea repetitivo y angustiante.
  •         Sea afectuoso.

Autor: Dr. Matías Bonanni, Director de Fundación INAC (www.inac.org.ar)
Más información en www.facebook.com/FundacionINAC

Gracias por leer y compartir este artículo. Para el 2020 la Depresión será la 2da enfermedad discapacitante a nivel mundial y es importante conocer más sobre el tema, tomar conciencia e informarnos sobre cómo prevenirla y tratarla.

Leave a Reply

Captcha *