Feed on
Posts
Comments

SANAMENTE

Vivimos en un mundo en el que todo va muy rápido y cuando llegamos a casa nos sentimos cansados, ¡como si hubiéramos corrido una maratón! Pero ¿corrimos realmente la maratón? No. Ni siquiera caminamos más de diez cuadras. Nos manejamos en auto o tomamos el colectivo y el subte en la parada más cercana a nosotros, casi no movemos el esqueleto, hábitos sedentarios que no son para nada saludables.

Rompiendo con la rutina

A continuación, te presentamos tres claves que te ayudarán a tomar la decisión de adoptar actitudes y hábitos más saludables.

¿Qué es la Actividad Física?
Es cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos que exija un gasto de energía.

¿Por qué es bueno hacer Actividad Física?
Porque la Inactividad física es el cuarto factor de riesgo en lo que respecta a la mortalidad mundial. Suele ser la causa principal de algunos cánceres, diabetes y cardiopatías. Por el contrario, la actividad física nos otorga múltiples beneficios, como mejorar la salud de nuestros huesos y músculos. Es además un determinante clave para el gasto energético, para controlar el peso y el gasto calórico.

Realizar Actividad Física con cierta regularidad reduce el riesgo de:
. Hipertensión
. Cardiopatías coronarias
. Accidentes cerebrovasculares
. Diabetes
. Cáncer de mama y de Colon
. Depresión
. Caídas

¿Pero… y cómo realizo Actividad Física?
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a los adultos de 18 a 64 años destinar un mínimo de dos horas y media semanales a la práctica de actividad física aeróbica, de intensidad moderada, o bien setenta y cinco minutos de actividad física aeróbica fuerte cada semana, la que debería practicarse en sesiones de diez minutos de duración.

Es aconsejable que los adultos de esta franja etaria aumenten hasta cinco horas por semana la práctica de actividad física moderada aeróbica, o bien hasta dos horas y media semanales de actividad física intensa aeróbica. Además, que procuren realizar actividades de fortalecimiento de los grandes grupos musculares dos veces o más por semana.

La actividad física consiste en llevar a cabo actividades recreativas o de ocio, desplazarnos caminando o en bicicleta, correr, realizar tareas domésticas, juegos, deportes o ejercicios programados en el contexto de las actividades diarias, familiares y comunitarias.

No hay más excusas. Después de tantos beneficios en tan poco tiempo, ya podemos tomarnos el colectivo en la parada más lejana, o dejar el auto en casa y movernos en bicicleta, y por qué no animarnos y correr en grupos de running, anotarnos en un gimnasio, tomar clases de baile o comenzar un deporte. ¡Estás a tiempo!

Paula Rodríguez. Educación Física y Entrenamiento. Servicio de Medicina General, Coadyuvante y Optimización Integral (SOI) de INAC.

Leave a Reply

Captcha *