Feed on
Posts
Comments

Neurogénesis: nuestras neuronas ¿tienen reemplazo?

A quienes hemos nacido en el siglo pasado, se nos ha enseñado en la escuela que las células nerviosas eran las únicas células del cuerpo que no se reproducían.

Y así lo sostuvimos como dogma hasta que un argentino, Fernando Nottebohm, demostró en el año 1989 que hay generación neuronal en los vertebrados, incluso en el hombre.

Esta demostración la pudo realizar luego de estudiar minuciosamente el comportamiento de una especie de pájaros, durante la etapa del celo, a lo largo de varios años.  Y descubrió que, de un año a otro, los machos cambiaban el patrón del canto que utilizaban para seducir a la hembra.  Este cambio de patrón en el canto sólo podría ser explicado por un cambio en las neuronas que lo sustentaban. Así, con esta hipótesis en mente, analizó sus cerebros y descubrió que cada año el canto del macho estaba gobernado por diferentes neuronas: neuronas nuevas cada año.

Esta generación neuronal, comúnmente llamada neurogénesis, sucede con mucha intensidad en etapas embrionarias, pero continúa luego a lo largo de toda la vida del individuo. Así, aún en etapas adultas, el cerebro humano cuenta con posibilidad de generar nuevas células nerviosas.

Partiendo de células madres, que se alojan en áreas ventriculares del cerebro, y a través de un proceso de división celular (llamado mitosis), se logra la generación de neuronas que pueden especializarse para ocupar funciones en diferentes redes.

Esta habilidad del cerebro humano permite, junto a otras maravillosas características cerebrales, ayudar a la recuperación de un paciente que ha sufrido una lesión cerebral y refuerza el trabajo (del profesional y el paciente) en una rehabilitación cognitiva y motora.

Leave a Reply

Captcha *