Feed on
Posts
Comments

taller 16.3.2018.

En un post anterior, hemos visto que el cerebro tiene la maravillosa facultad de generar nuevas células nerviosas.  Y que este descubrimiento se le atribuye a un argentino (Nottebohm, 1982).

Aunque este descubrimiento no es nuevo, se siguen investigando los procesos que sostienen la neurogénesis, ya que es un mecanismo complejo, que influye en varias de nuestras conductas.

Así, se observó que el descenso en la tasa de neurogénesis afecta el rendimiento en tareas de orientación espacial y de retención de memoria; que afecta las tareas de aprendizaje general; y que impacta en el ánimo (la baja de neurogénesis se suele relacionar con síntomas depresivos).

Por el otro lado, cambios en nuestras conductas (o en nuestros estados fisiológicos) también influyen en la neurogénesis.  Así, se ha estudiado cómo ciertos factores la afectan: las etapas hormonales, el estrés físico y mental (que la disminuyen), la actividad física y la dieta saludable (que aumentan la neurogénesis), o un adecuado tratamiento antidepresivo (que atenúa el impacto negativo de los síntomas depresivos en este proceso cerebral).

Más recientemente, se ha estudiado cómo afectan en la neurogénesis de roedores diferentes alteraciones en el patrón de sueño. Si bien los resultados hasta el momento no son muy consistentes, hay hallazgos que permiten suponer que el buen descanso preserva la adecuada y eficaz neurogénesis.

Aún no hay estudios en humanos (ya que sería antiético someter a los humanos a privaciones de sueño inducidas con fines de investigación). Por lo tanto, no disponemos aún de mucha información sólida.

No obstante, y siguiendo la lógica del cerebro y las bondades que ya se confirmó que el buen sueño le otorga, parece prudente dormir lo mejor posible, mientras esperamos que los científicos nos confirmen los datos.

Para quienes lograr buenas noches de sueño es algo trabajoso (por sufrir de diferentes tipos de insomnio), se recomienda la consulta profesional para sanear lo más posible los hábitos de descanso.

Y dulces sueños!!!

Fuente:

Navarro-Sanchis et al, Modulation of Adult Hippocampal Neurogenesis by Sleep: Impact of Mental Health, Front Neural Circuits, 2017, October 12, 11:74.

Santarelli et al, Requirement of Hippocampal Neurogenesis for the Behavioral Effects of Antidepressants, Science, 2003, August, Vol 301Sueño jpg.001

Neurogénesis: nuestras neuronas ¿tienen reemplazo?

A quienes hemos nacido en el siglo pasado, se nos ha enseñado en la escuela que las células nerviosas eran las únicas células del cuerpo que no se reproducían.

Y así lo sostuvimos como dogma hasta que un argentino, Fernando Nottebohm, demostró en el año 1989 que hay generación neuronal en los vertebrados, incluso en el hombre.

Esta demostración la pudo realizar luego de estudiar minuciosamente el comportamiento de una especie de pájaros, durante la etapa del celo, a lo largo de varios años.  Y descubrió que, de un año a otro, los machos cambiaban el patrón del canto que utilizaban para seducir a la hembra.  Este cambio de patrón en el canto sólo podría ser explicado por un cambio en las neuronas que lo sustentaban. Así, con esta hipótesis en mente, analizó sus cerebros y descubrió que cada año el canto del macho estaba gobernado por diferentes neuronas: neuronas nuevas cada año.

Esta generación neuronal, comúnmente llamada neurogénesis, sucede con mucha intensidad en etapas embrionarias, pero continúa luego a lo largo de toda la vida del individuo. Así, aún en etapas adultas, el cerebro humano cuenta con posibilidad de generar nuevas células nerviosas.

Partiendo de células madres, que se alojan en áreas ventriculares del cerebro, y a través de un proceso de división celular (llamado mitosis), se logra la generación de neuronas que pueden especializarse para ocupar funciones en diferentes redes.

Esta habilidad del cerebro humano permite, junto a otras maravillosas características cerebrales, ayudar a la recuperación de un paciente que ha sufrido una lesión cerebral y refuerza el trabajo (del profesional y el paciente) en una rehabilitación cognitiva y motora.

Dieta jpg

No hace falta salir a buscar investigaciones científicas: para quienes nos es un placer viajar, se podría afirmar sin dudar que otorga muchísimos beneficios.  No obstante, no se ha estudiado aún si algún destino turístico beneficiaría a nuestra salud más que otros…

Pero sí se ha estudiado que determinada dieta regional sí lo hace.  Y que le aporta a nuestro organismo, especialmente a nuestro cerebro, los nutrientes que lo mantienen en mejor funcionamiento.  Así, se ha observado que la dieta mediterránea (enriquecida, además, con alimentos ricos en antioxidantes) mejora el rendimiento cognitivo.

Para encontrar esto, se hicieron ensayos clínicos en los que se comparó el rendimiento cognitivo entre tres grupos: uno que recibió dieta habitual, otro que recibió dieta mediterránea enriquecida con aceite de oliva y otro que recibió dieta mediterránea enriquecida con frutos secos.  Y se confirmó que los dos grupos con dieta mediterránea lograron mejores puntuaciones en pruebas de memoria, que el grupo de dieta habitual.

Así, este tipo de dieta, enriquecida con frutos secos (nueces, almendras, avellanas) y aceite de oliva, sería muy beneficiosa para el desempeño de nuestras funciones superiores.

¿Y en qué consiste la dieta mediterránea?

Se trata de una dieta que prioriza la ingesta de frutas, verduras, arroces integrales, harinas integrales y pescados.  Se dejan en un segundo plano a los derivados lácteos (de preferencia descremados) y a la carne roja.  Los dulces quedan en el último lugar de esta jerarquía de alimentos.

Afortunadamente para muchos, incluye la ingesta de vino.  Pero se requiere que sea un vino de buena calidad y consumido con moderación.

A la luz de estos datos, podemos intentar pequeños cambios en nuestros hábitos nutricionales. Seguramente, podremos recordar mejor cómo estábamos antes de hacerlos…

 

Fuentes:

Batool et at, Repeated administration of almonds increases brain acetylcholine levels and enhances memory function in healthy rats while attenuates memory deficits in animal model of amnesia, Brain Res Bull, 2016 Jan.

 

Knight et al, A randomised controlled intervention trial evaluating the efficacy of a Mediterranean dietary pattern on cognitive function and psychological wellbeing in healthy older adults, BMC Geriatr, 2015 Apr.

 

Valls-Pedret et al, Mediterranean Diet and Age-Related Cognitive Decline: a randomized clinical trial, JAMA Intern Med, 2015 Jul.

 

Knight et al, A randomised controlled intervention trial evaluating the efficacy of a Mediterranean dietary pattern on cognitive function and psychological wellbeing in healthy older adults, BMC Geriatr, 2015 Apr.

 

Valls-Pedret et al, Mediterranean Diet and Age-Related Cognitive Decline: a randomized clinical trial, JAMA Intern Med, 2015 Jul.

La música rejuvenece el cerebro?

 

Nadie duda de lo agradable que puede resultar para muchos oír música, cantar o bailar.  Y menos aún, cómo la música puede influir en el estado de ánimo u oficiar de compañía para largas horas de estudio solitario o de alguna tarea ardua o aburrida.

Incluso, y bajo la confirmación de evidencia científica, la música mostró ser de mucha utilidad en la estimulación de bebés y niños e, incluso, en el tratamiento de pacientes con lesiones o enfermedades neurológicas.

Así, es que actualmente se la utiliza en el tratamiento de la memoria en pacientes con Enfermedad de Alzheimer, en pacientes que han sufrido ACV o para estimular las funciones ejecutivas en personas que presentan deterioro cognitivo.

Ahora bien, una investigación muy reciente aporta datos sobre una nueva bondad de la música: desaceleraría el envejecimiento de nuestro cerebro.  En esta investigación se estudiaron las características cerebrales de tres grupos de personas: músicos profesionales, músicos aficionados y no músicos.  Y a cada uno de ellos (utilizando imágenes cerebrales, indicadores anatómicos y un algoritmo diseñado para tal fin) se les estimó la “edad cerebral”.

Como probablemente habrán supuesto los investigadores, los dos grupos “musicales” mostraron menor edad neurológica que el grupo de no músicos.  Pero quizás lo más llamativo de este trabajo, es que se observó que comparando entre el grupo de músicos profesionales y el de músicos aficionados, éste último presentó un cerebro más joven aún que el grupo profesional.  La conclusión a la que llegan los investigadores es que al beneficio que la música aporta, en el caso de los aficionados se suma la diversidad de tareas que éstos deben realizar.  A diferencia de los profesionales, que se avocan con más intensidad y exclusividad a la música, los aficionados la tienen como una actividad de disfrute entre otras varias más…

A la luz de este hallazgo, nadie debería dudar en volver a algún instrumento guardado desde la adolescencia o a utilizar la música como compañía o motivadora.

IMG-20171011-WA0006

Fuentes:

Chevreau et al, Retrieval of memories with the help of music in Alzheimer`s disease, Geriatr Psychol Neuropsychiatry Vieil, 2017 September.

Rogenmoser et al, Keeping brains young with making music, Brain Struct Funct, 2017 August.

Shimizu et al, Effects of movement music with a percussion instrument on physical and frontal lobe function in older adults with mild cognitive impairment: a randomized controlled trial, Aging Meant Health, 2017 September.

 

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el término “Salud” hace referencia a un estado de “completo bienestar físico, mental y social y no solo a la ausencia de afecciones y enfermedades”.

Nuestra salud mental afecta la forma en como pensamos, sentimos y actuamos cuando lidiamos con la vida, nuestra capacidad para afrontar situaciones que nos generan estrés y en cómo nos relacionamos con otras personas y tomamos decisiones.

Pero, la salud mental es más que la ausencia de enfermedad mental. Sin salud mental, no hay salud. Actualmente está bien establecida la importancia que tiene la salud mental para el mantenimiento de nuestra salud física adecuada, así como también para la recuperación de enfermedades físicas.

Si analizamos al término “salud mental” dentro de nuestro contexto cultural, podemos observar que, en primer lugar, la salud mental involucra al logro propio, de tal forma que nosotros, como individuos, podemos explotar plenamente nuestro potencial.

En segundo lugar, el control que cada uno de nosotros ejercemos sobre nuestro medio y con nuestro aporte sobre él.

Finalmente, salud mental implica también ejercer cierta autonomía que nos permite identificar, confrontar, resolver problemas y enfrentar adversidades.

Hay quienes opinan, como HB. Murphy (1978), que la definición de salud mental está claramente influenciada por la cultura que nos define. Es decir, el término “salud mental” tiene diferentes significados dependiendo del entorno, la cultura, las influencias socioeconómicas y políticas.

Muchas veces nos resuena el término “Resiliencia”. Pero, ¿qué significa y cuál es la relación entre este término y la salud mental?

Resiliencia refiere nuestra capacidad para afrontar las adversidades y para evitar el colapso nervioso cuando se producen situaciones en nuestro medio que nos generan estrés. Podemos considerar también que no todas las respuestas al estrés son patológicas y las mismas pueden funcionar como mecanismos adaptativos    para afrontas las adversidades que se presentan. La resiliencia difiere de una persona a otra.

Promoción de la salud mental y Prevención de los Trastornos Mentales.

La promoción de la salud mental tiene como objetivos proteger, promover y mantener el bienestar emocional y social y crear las condiciones individuales, sociales y ambientales que permitan el desarrollo psicológico y psicofisiológico óptimo, así como potenciar la salud mental respetando la cultura, la equidad, la justicia social y la dignidad de las personas. Las iniciativas implican a los individuos (aquellos en riesgo de padecer trastornos mentales, los que los padecen o los que están recuperándose de ellos) en el proceso de conseguir una salud mental positiva, de mejorar la calidad de vida y estrechar las distancias en las expectativas de salud entre países y grupos.

La prevención de los trastornos mentales se centra en reducir los factores de riesgo, la incidencia, la prevalencia y la recurrencia de los trastornos mentales, así como la duración de los periodos sintomáticos o las condiciones de riesgo para el desarrollo de una enfermedad mental, previniendo o retrasando las recurrencias, así como el impacto de la enfermedad en la persona afectada, su familia y la sociedad.

11 de Octubre de 2017

ayuda¡Hablar de lo que nos pasa es cuidar nuestra Salud Mental!

“Si alguien necesita mi ayuda para cualquier cosa, siempre estoy ahí. Soy el amigo con el que siempre se puede contar, sea escuchando o dando mis consejos. Pero no puedo pedir ayuda para mí. Es muy difícil”. ¿Te suena? Todos podemos tener diferentes razones, pero no eres el único al que le cuesta mucho pedir ayuda.  El pedir ayuda nos expone frente a otras personas.  Podemos llegar a sentirnos muy vulnerables y también podemos llegar a temer las consecuencias de esa exposición.

El estrés y la ansiedad asociada con este sentimiento de vulnerabilidad y exposición incluso pueden ser un disparador aún mayor para la depresión que originalmente tenemos. Inevitablemente, necesitamos ayuda.

Aquí están algunas de las razones por qué pedir ayuda puede ser tan terrorífico.

“Me encanta ayudar a otros, pero no puedo evitar sentirme avergonzado cuando soy yo el que necesita pedir ayuda a otra persona”. Algunas personas sienten que pedir ayuda es reconocerlo como falla y hasta sinónimo de debilidad personal.  De hecho, es todo lo contrario. Reconocer tus propias debilidades y admitir que necesitas ayuda demanda gran esfuerzo  de nuestra parte.

“Me hubiese aplastado si me siento rechazado “. El miedo al fracaso es el miedo al rechazo. ¿Imagina reuniendo fuerza suficiente para pedir ayuda y ser rechazado? El Apoyo para la depresión puede provenir de muchas fuentes; amigos íntimos y familiares son una opción, pero también contamos con  la psicoterapia, médicos o incluso foros donde la comunidad puede proporcionar enlaces a ayuda profesional.

“No debería molestar a nadie, yo sólo debería poder resolver mis problemas”. A veces tendemos a socavar la severidad de los síntomas y decimos simplemente “superarlo” aun cuando sabemos completamente que  no es tan sencillo.

“No quiero que piensen que estoy quebrado” – La vergüenza asoma su fea cabeza otra vez… el miedo de vernos débiles o incapaces puede detenernos en nuestras pistas. Para algunos de nosotros esta vergüenza que sentimos al tener que pedir ayuda, no esconde otra cosa que el miedo a ceder el control, como si el pedir ayuda significase el dejar de tomar nuestras propias decisiones de vida.

Estas y muchas otras situaciones contribuyen a un interminable y angustiante círculo vicioso. Pedir ayuda nunca es un signo de debilidad o una razón para sentir vergüenza. Reconociendo que estos sentimientos negativos son parte de su depresión ayudará a evitar la tentación de aislarse a sí mismo. La próxima vez que necesite pedir ayuda recuerde que nunca es demasiado tarde y que vale la pena intentarlo.

  La Estimulación Magnética Transcraneal, terapia TMS, ha avanzado un largo camino desde que  fue aprobado por la FDA en 2008.  Como con la mayoría de las nuevas tecnologías y opciones de tratamientos, las compañías de medicina prepaga u Obras sociales son inicialmente reticentes a cubrir dichos procedimientos hasta que sea haya probado que es seguro y efectivo durante largos períodos de tiempo. Afortunadamente, la terapia TMS ha demostrado precisamente eso.

blogEn los últimos años un número impresionante de estudios clínicos y las investigaciones en curso muestra que la terapia TMS es en realidad  una tecnología segura y probada para aliviar los síntomas de la depresión y otros trastornos neurológicos.  Testimonios de pacientes, así como los datos proporcionados por los centros de TMS en todo el mundo, han comenzado, finalmente a convencer a las compañías de seguros médicos a cubrir el tratamiento de TMS en Estados Unidos.  Algunas ofrecen a sus miembros la cobertura mientras que otras compañías de seguros  reintegran el coso.

En Argentina el proceso de obtención de la cobertura o reintegro del tratamiento de TMS puede ser una tarea ardua.

 

Comunicamos que se reprograma la fecha de inicio de las clases de gimnasia en el Rosedal de Palermo.

Los mantendremos informados acerca de la nueva fecha de inicio.

 

Older Posts »