Feed on
Posts
Comments
El próximo 5 y 6 de Octubre de 2018 el Dr. Matías Bonanni participará del VII Congreso Internacional Biomédico para personas con Autismo y síndromes relacionados.
Su presentación será sobre la Estimulación Magnética Transcraneana (TMS) y Autismo

Consultas e inscripciones:

Tel: 4669-5454

http://congresobiomedico2018.evenbrite.com.ar

congreso octubre

IMG-20180925-WA0013

¿Somos autores de nuestras decisiones de consumo?

En ocasiones, pasamos largo rato frente a una góndola del supermercado eligiendo entre marcas y precios de un producto. Y, luego de pensar y analizar muchas variables (conocimiento de las marcas, recomendaciones de amigos, experiencias propias pasadas con determinadas marcas, promesas que vimos en la publicidad, promociones del día, reintegros de la tarjeta de crédito, etc.), optamos por un producto determinado.  Así, contentos y orgullosos de nosotros mismos por haber salido victoriosos de ese análisis con mil frentes, llegamos a nuestras casas triunfantes con las provisiones… Tal como habrá llegado el hombre de las cavernas con el tigre cazado al hombro, orgulloso para compartirlo con su prole.

Pues bien, sin ánimo de desmerecer nuestro “orgullo de astutos consumidores”, la neurociencia nos advierte que gran parte de ese análisis escapó por completo a nuestra conciencia. Y que ese análisis inconsciente que nuestro cerebro realiza vaticina, casi indefectiblemente, nuestra conducta final.

Dicho en otras palabras: mientras nosotros creemos estar analizando y decidiendo, nuestro cerebro ya procesó muchas variables fuera de nuestra conciencia y, en la mayoría de los casos, ya tomó su postura por nosotros. Luego, segundos más tarde, nosotros tomamos orgullosos nuestra decisión de consumo.  Esa misma parte del cerebro que “decidió” previamente siempre se maneja en las penumbras de la conciencia. Es por eso que no puede advertirnos, tampoco, de que nuestra decisión no fue tomada con todas las cartas a nuestra vista.

Gracias a las imágenes de Resonancia Magnética Funcional (fMRI, de su sigla en inglés), sabemos que si frente a un producto se activa el núcleo accumbens del cerebro (muy conocido como el “centro del placer del cerebro”), hay altísimas chances de que ese producto sea finalmente comprado, más allá de los análisis que nuestras áreas cerebrales concientes (corteza prefrontal dorsolateral e hipocampo) realicen segundos después.

Por otro lado, si frente a un producto se activa nuestra ínsula cerebral, hay altísimas chances de que ese objeto no sea finalmente comprado.

La activación de esas áreas (núcleo accumbens o ínsula) está supeditada a experiencias previas de placer o displacer con ese producto o a asociaciones condicionadas que hayamos aprendido frente a ese producto (muchas de ellas, producto de la publicidad).

Lo preocupante para algunos, es que pareciera que la publicidad incide mucho en esos condicionamientos que estas áreas del cerebro aprenden.  Y que no está a nuestro alcance controlarlos.

Hay experimentos que demuestran que el cerebro aprende conductas de consumo, condicionadas por estímulos subliminales (es decir, estímulos que ni llegan al alcance del procesamiento cerebral conciente), mientras que el sujeto cree haber tomado una decisión libremente voluntaria.

En el mejor de los casos, se queda aún más orgulloso creyendo haberse dejado llevar por su “intuición”.

Fuentes:neuromarketing

Knutson, Brian et al; “Neural Predictors of Purchases”, Neuron 53, January 2007.

Pessiglione, Mathias et al; “Subliminal Instrumental Conditioning Demonstrated in the Human Brain”, Neuron 59, August 2008.

Phan, Vicky; “Neuromarketing, Who Decides What You Buy?”, The Triple Helix, 2010.

Programas Especiales de Neuro Estimulación
GRAFICA NEUROMODULACION

GRAFICA NEUROMODULACION

curso tms mayo 2018 BLOG

taller 16.3.2018.

En un post anterior, hemos visto que el cerebro tiene la maravillosa facultad de generar nuevas células nerviosas.  Y que este descubrimiento se le atribuye a un argentino (Nottebohm, 1982).

Aunque este descubrimiento no es nuevo, se siguen investigando los procesos que sostienen la neurogénesis, ya que es un mecanismo complejo, que influye en varias de nuestras conductas.

Así, se observó que el descenso en la tasa de neurogénesis afecta el rendimiento en tareas de orientación espacial y de retención de memoria; que afecta las tareas de aprendizaje general; y que impacta en el ánimo (la baja de neurogénesis se suele relacionar con síntomas depresivos).

Por el otro lado, cambios en nuestras conductas (o en nuestros estados fisiológicos) también influyen en la neurogénesis.  Así, se ha estudiado cómo ciertos factores la afectan: las etapas hormonales, el estrés físico y mental (que la disminuyen), la actividad física y la dieta saludable (que aumentan la neurogénesis), o un adecuado tratamiento antidepresivo (que atenúa el impacto negativo de los síntomas depresivos en este proceso cerebral).

Más recientemente, se ha estudiado cómo afectan en la neurogénesis de roedores diferentes alteraciones en el patrón de sueño. Si bien los resultados hasta el momento no son muy consistentes, hay hallazgos que permiten suponer que el buen descanso preserva la adecuada y eficaz neurogénesis.

Aún no hay estudios en humanos (ya que sería antiético someter a los humanos a privaciones de sueño inducidas con fines de investigación). Por lo tanto, no disponemos aún de mucha información sólida.

No obstante, y siguiendo la lógica del cerebro y las bondades que ya se confirmó que el buen sueño le otorga, parece prudente dormir lo mejor posible, mientras esperamos que los científicos nos confirmen los datos.

Para quienes lograr buenas noches de sueño es algo trabajoso (por sufrir de diferentes tipos de insomnio), se recomienda la consulta profesional para sanear lo más posible los hábitos de descanso.

Y dulces sueños!!!

Fuente:

Navarro-Sanchis et al, Modulation of Adult Hippocampal Neurogenesis by Sleep: Impact of Mental Health, Front Neural Circuits, 2017, October 12, 11:74.

Santarelli et al, Requirement of Hippocampal Neurogenesis for the Behavioral Effects of Antidepressants, Science, 2003, August, Vol 301Sueño jpg.001

Neurogénesis: nuestras neuronas ¿tienen reemplazo?

A quienes hemos nacido en el siglo pasado, se nos ha enseñado en la escuela que las células nerviosas eran las únicas células del cuerpo que no se reproducían.

Y así lo sostuvimos como dogma hasta que un argentino, Fernando Nottebohm, demostró en el año 1989 que hay generación neuronal en los vertebrados, incluso en el hombre.

Esta demostración la pudo realizar luego de estudiar minuciosamente el comportamiento de una especie de pájaros, durante la etapa del celo, a lo largo de varios años.  Y descubrió que, de un año a otro, los machos cambiaban el patrón del canto que utilizaban para seducir a la hembra.  Este cambio de patrón en el canto sólo podría ser explicado por un cambio en las neuronas que lo sustentaban. Así, con esta hipótesis en mente, analizó sus cerebros y descubrió que cada año el canto del macho estaba gobernado por diferentes neuronas: neuronas nuevas cada año.

Esta generación neuronal, comúnmente llamada neurogénesis, sucede con mucha intensidad en etapas embrionarias, pero continúa luego a lo largo de toda la vida del individuo. Así, aún en etapas adultas, el cerebro humano cuenta con posibilidad de generar nuevas células nerviosas.

Partiendo de células madres, que se alojan en áreas ventriculares del cerebro, y a través de un proceso de división celular (llamado mitosis), se logra la generación de neuronas que pueden especializarse para ocupar funciones en diferentes redes.

Esta habilidad del cerebro humano permite, junto a otras maravillosas características cerebrales, ayudar a la recuperación de un paciente que ha sufrido una lesión cerebral y refuerza el trabajo (del profesional y el paciente) en una rehabilitación cognitiva y motora.

Dieta jpg

No hace falta salir a buscar investigaciones científicas: para quienes nos es un placer viajar, se podría afirmar sin dudar que otorga muchísimos beneficios.  No obstante, no se ha estudiado aún si algún destino turístico beneficiaría a nuestra salud más que otros…

Pero sí se ha estudiado que determinada dieta regional sí lo hace.  Y que le aporta a nuestro organismo, especialmente a nuestro cerebro, los nutrientes que lo mantienen en mejor funcionamiento.  Así, se ha observado que la dieta mediterránea (enriquecida, además, con alimentos ricos en antioxidantes) mejora el rendimiento cognitivo.

Para encontrar esto, se hicieron ensayos clínicos en los que se comparó el rendimiento cognitivo entre tres grupos: uno que recibió dieta habitual, otro que recibió dieta mediterránea enriquecida con aceite de oliva y otro que recibió dieta mediterránea enriquecida con frutos secos.  Y se confirmó que los dos grupos con dieta mediterránea lograron mejores puntuaciones en pruebas de memoria, que el grupo de dieta habitual.

Así, este tipo de dieta, enriquecida con frutos secos (nueces, almendras, avellanas) y aceite de oliva, sería muy beneficiosa para el desempeño de nuestras funciones superiores.

¿Y en qué consiste la dieta mediterránea?

Se trata de una dieta que prioriza la ingesta de frutas, verduras, arroces integrales, harinas integrales y pescados.  Se dejan en un segundo plano a los derivados lácteos (de preferencia descremados) y a la carne roja.  Los dulces quedan en el último lugar de esta jerarquía de alimentos.

Afortunadamente para muchos, incluye la ingesta de vino.  Pero se requiere que sea un vino de buena calidad y consumido con moderación.

A la luz de estos datos, podemos intentar pequeños cambios en nuestros hábitos nutricionales. Seguramente, podremos recordar mejor cómo estábamos antes de hacerlos…

 

Fuentes:

Batool et at, Repeated administration of almonds increases brain acetylcholine levels and enhances memory function in healthy rats while attenuates memory deficits in animal model of amnesia, Brain Res Bull, 2016 Jan.

 

Knight et al, A randomised controlled intervention trial evaluating the efficacy of a Mediterranean dietary pattern on cognitive function and psychological wellbeing in healthy older adults, BMC Geriatr, 2015 Apr.

 

Valls-Pedret et al, Mediterranean Diet and Age-Related Cognitive Decline: a randomized clinical trial, JAMA Intern Med, 2015 Jul.

 

Knight et al, A randomised controlled intervention trial evaluating the efficacy of a Mediterranean dietary pattern on cognitive function and psychological wellbeing in healthy older adults, BMC Geriatr, 2015 Apr.

 

Valls-Pedret et al, Mediterranean Diet and Age-Related Cognitive Decline: a randomized clinical trial, JAMA Intern Med, 2015 Jul.

Older Posts »